24 de junio de 2016

EL LIBRO DE LA SELVA (2016)


















Últimamente, a Disney le ha dado por revisar sus clásicos de animación realizando remakes en acción real. Algo que está dando cosas buenas, como la estupenda Maléfica (Robert Stromberg, 2014), y cosas no tan buenas, como Alicia en el País de las Maravillas (Tim Burton, 2010).

Ahora le ha tocado el turno a El Libro de la Selva (Wolfgang Reitherman, 1967) y veremos a ver como les ha salido.

Desde muy pequeño, Mowgli (Neel Sethi) se ha criado en la selva criado por una manada de lobos, con la loba Raksha (Lupita Nyong'o) como madre adoptiva. Pero, cuando el temido tigre Shere Khan (Idris Elba) amenaza con declararles la guerra si no le es entregado, la pantera Bagheera (Ben Kingsley) decide llevarle de vuelta con los humanos. Sin embargo, durante el viaje son atacados por Shere Khan y Mowgli se separa de Bagheera y es atacado por la serpiente Kaa (Scarlett Johansson). No obstante, es rescatado por el oso Baloo (Bill Murray), con quién decide quedarse. Sin embargo, los peligros siguen amenazando a Mowgli.

Publicado en 1894, El Libro de la Selva es una recopilación de cuentos escritos por Rudyard Kipling que se ha popularizado mucho a lo largo de los años a raíz de varias adaptaciones.

La más famosa es la que hizo Disney en forma de película de animación en 1967. La cual ha servido como principal inspiración para esta película, también realizada por Disney, que se ha hecho mezclando imagen real con animación CGI bajo la dirección de Jon Favreau, director de Iron Man (2008) y Iron Man 2 (2010).

La película está siendo todo un éxito. A día de hoy, esta película de 175 millones de dólares de presupuesto, lleva recaudados 356 millones en EEUU y 567 millones en el resto del mundo, haciendo un total de 923 millones de dólares; unos datos de taquilla que han sorprendido hasta a la propia Disney. Por otro lado, la película ha sido muy bien recibida por público y crítica.


¿Y qué me ha parecido a mí? Pues a eso vamos.

Desde luego, la película me ha gustado mucho. Obviamente, está lejos de ser una obra maestra, pero es una película muy disfrutable que da lo que promete, ni más ni menos.

La película está muy bien dirigida por Favreau, con unas escenas de acción de lo más espectaculares, un ritmo que nunca decae y un muy logrado equilibrio entre lo cómico y lo dramático.

La película sigue la estela del film de 1967, pero con muchos cambios. Algo que, desde luego, a mi no me importa mucho, ya que nunca he sido muy fan de aquella película. No es que no me guste, pero no se puede decir que está entre mis favoritos de los clásicos animados de Disney, como la maravillosa Dumbo (Ben Sharpsteen, 1941).

No obstante, a pesar de los cambios, se mantiene bastante fiel a la original e, incluso, llega a introducir algunos de los números musicales de esta. Y lo mejor de todo es que, aunque no se trate de una película musical, en ningún momento llegan a resultar forzados o ridículos; ni siquiera el que corresponde al Rey Loui –y eso que esa especie de primo de King Kong, que come papayas a puñados como si de lacasitos se trataran, no parecía que se fuera a poner a cantar en ningún momento –.

Aunque, lo mejor son, sin duda, los animales. Los cuales, además de estar muy bien hechos técnicamente, son de lo más realistas; personajes llenos de vida con personalidad propia. Algo a lo que ayuda el gran elenco de actores que les ponen voz.

La razón de que haya tardado tanto en ver la película es que me empeñé en verla en voz original. Y, desde luego, ha valido la pena, ya que los actores hacen un gran trabajo poniendo voz y dando personalidad a sus respectivos personajes. No son actores escogidos por su fama, sino por sus voces, ya que todos tienen un tipo de voz muy definido que les representa mucho –algo que en España no podemos apreciar al ver las películas dobladas –y que le ha venido de perlas a la película.

Bill Murray y Ben Kingsley están increíbles poniendo voz a Baloo y Bagheera, respectivamente. Lupita Nyong'o está fantástica prestando su voz a Raksha. La voz de Idris Elba como Shere Khan es impresionante; es empezar a oírle hablar y se te eriza la piel. Lo mismo digo de Christopher Walken como Rey Louie.


Y, sobre todo, mención especial para Scarlett Jonansson, cuya hipnótica voz le ha venido como anillo al dedo a la serpiente Kaa. Lo único que lamento es que salga tan poco, tan solo una escena; eso sí, una escena impresionante. Espero que, en la anunciada secuela, le den más protagonismo.

En cuanto al único humano que vemos en la película –si exceptuamos los que se ven fugazmente en el poblado –, el protagonista principal, el niño Neel Sethi, la verdad es que ha sido todo un descubrimiento. El chico es muy buen actor y hace un estupendo trabajo. Si no se termina echando a perder, como muchas estrellas infantiles, yo le auguro un gran futuro como actor.

La película es genial. Entretenida y disfrutable desde principio hasta el final, sin que aburra en ningún momento, y que deja con un muy buen sabor de boca y, sobre todo, ganas de querer verla más.



Desde luego, es muy comprensible el éxito que está teniendo, porque es una película que cumple con lo que promete. 






2 comentarios:

El Oso Baloo Franco Romano dijo...

Hola, como estas.Me gustan tus reseñas y veo que coincidimos en muchas películas,haras reseña de dia de la independencia contraataque a mi me gusto

AXA dijo...

Aún no he podido verla. Pero tengo pensado hacerla cuando la vea