27 de mayo de 2013

STAR TREK INTO DARKNESS (2013)





















La nueva película de la saga cinematográfica de Star Trek, la número 12 de las que se han hecho hasta ahora y la segunda de las precuelas que ha dirigido J. J. Abrams, se estrenó en EEUU el pasado viernes, 17 de mayo, y ya son muchos los países donde se ha estrenado ya; algunos, incluso, el estreno fue mucho antes que en EEUU. Sin embargo, a España no llegará hasta el próximo ¡5 de julio!, para el que queda todavía mas de un mes.

Y, como ya sabéis la poca paciencia que suelo con los estrenos tardíos cuando se trata de una película que tengo muchas ganas de ver, me las he arreglado para verla en una calidad decente para poder opinar sobre ella; cosa a la que voy.

Paro vayamos por partes.

Lo que debía haber sido una simple misión de observación en un planeta poblado por una raza de seres primitivos se complica cuando un volcán amenaza con arrasar todo el planeta y el capitán James T. Kirk (Chris Pine) viola las normas interviniendo para evitar que el volcán estalle, lo que hace que Spock (Zachary Quinto) casi pierda la vida y los habitantes vean la nave Enterprise y la convierten en su nuevo dios. Esto hace que la Flota Estelar degrade a Kirk y le quite el mando de la Enterprise, la cual vuelve a ser comandada por el almirante Christopher Pike (Bruce Greenwood), quién consigue que Kirk permanezca en ella como primer oficial, ya que Spock, el primer oficial actual, ha sido destinado a otra nave. Sin embargo, un atentado en Londres perpetrado por John Harrison (Benedict Cumberbatch), quién en el pasado fue uno de los mejores agentes de a Federación, hace que el alto mando de la Flota Estelar se reúna.

Reunión a la que asiste Kirk acompañando a Pike. Este descubre que el atentado solo era una excusa para reunir a la cúpula y así Harrison poder atacarles, cosa que hace a bordo de un helicóptero de combate. Kirk logra repeler el ataque, pero no evita que Harrison logre escapar y se produzcan varias muertes; una de ellas, la de Pike. Esto hace que Kirk sea nombrado de nuevo capitán del Enterprise por el almirante Marcus (Peter Weller), principal comandante de la flota, quién le encomienda la misión de encontrar y eliminar a Harrison, algo que Kirk, deseoso de venganza, acepta sin dudarlo; aunque con la condición de contar de nuevo con su tripulación, incluido Spock. Como ayuda, Marcus le entrega varios torpedos de protones especiales que son cargados en la nave, algo que no hace mucha gracia a Scotty (Simon Pegg), que no duda en dimitir. Kirk, en cambio, está mas pendiente de encontrar a Harrison, a quién localiza en Kronos, el planeta de los Klingons, lo que hace que la misión sea mas peligrosa, ya que esto podría provocar una guerra entre la Federación y el Imperio Klingon.


En 2009, J. J. Abrams sorprendió con Star Trek, una película que era una precuela de la saga cinematográfica de la famosa serie creada por Gene Roddenberry pero, además, también reiniciaba todo el universo utilizando de forma muy inteligente los viajes en el tiempo. La película no solo fue un éxito que revitalizó la saga cinematográfica, bastante decaída tras los flojos resultados de la anterior entrega, Star Trek: Némesis (Stuart Baird, 2003), sino que resultó de lo mas satisfactoria y entusiasmó a casi todo el mundo; incluso muchos fans de Star Wars se quitaron el sombrero y afirmaron que ya les hubiera gustado tener una precuela así en lugar de La Amenaza Fantasma (George Lucas, 1999).

Rápidamente se habló de una secuela, pero esta estuvo en un estado incierto durante bastante tiempo, ya que Abrams, inmerso en otros proyectos, afirmó que no tenía intención de dirigirla, tan solo producirla, y dejar la dirección a otro. Sin embargo, finalmente aceptó repetir como director y el estudio dio luz verde al proyecto, dando como resultado la película que nos ocupa.

De momento, a la película no le está yendo mal en taquilla, aunque si es cierto que sus responsables esperaban algo mas. Además, en su segundo fin de semana ha perdido el primer puesto y ha bajado al tercero; claro, que hay que tener en cuenta los dos estrenos fuertes que había, Fast & Furious 6 y R3sacon. De todas maneras, con un presupuesto de 190 millones de dólares, la película lleva recaudados 146 millones en EEUU y 102 millones mas en el resto del mundo, haciendo un total de 248 millones de dólares.

Antes de ponerme a analizarla, quiero dejar clara mi posición en torno a Star Trek. Como ya he dicho varias veces, nunca he sido fan de la creación de Roddenberry ni formo parte de los denominados trekkies, que es como se denomina a los fans mas incondicionales; yo siempre he sido mas fan de Star Wars. Sin embargo, el que no sea fan de algo no quiere decir siempre que no me guste o lo desconozca. Lo mismo ocurre con Superman, que no está entre mis superhéroes favoritos, pero estoy impaciente por ver su última película, Man of Steel, porque tiene una pintaza tremenda y viene firmada por tres pesos pesados como Zack Snyder, Christopher Nolan y David S. Goyer.

De Star Trek recuerdo que veía la serie original en mi infancia y adolescencia, cuando todavía la pasaban por la Tv, y me gustan varias de sus películas, como la maravillosa Star Trek II: La Ira de Khan (Nicholas Meyer, 1982), a la que este film hace varios guiños y, sobre todo, homenajes –el mas claro de todos al final –. Y, desde luego, disfruté mucho con la película de 2009, por lo que tenía una enorme curiosidad por ver esta secuela.


Ahora que la he visto, solo puedo decir una cosa: ME HA ENCANTADO.

Como secuela, para mi es superior a su predecesora. Sigue completamente la linea marcada por aquella, pero multiplicándolo todo x2. Es mas oscura, tiene mucha mas acción y un guión mejor, a pesar de que la presencia de Damon Lindelof –responsable del decepcionante capítulo final de Perdidos o las cagadas de Prometheus (Ridley Scott, 2012) –hacía temer lo peor; pero, afortunadamente, no ha sido así y la película aprueba en lo que ha guión se refiere.

Lo mejor de esta película es que sorprende gracias, principalmente, a una serie de giros argumentales que funcionan muy bien y hacen la historia mas interesante. Todo ello acompañado de un ritmo que nunca decae y la hace totalmente disfrutable desde que empieza hasta que termina. Todo ello acompañado de unos estupendos efectos especiales y un notable diseño de producción, además de unas escenas de acción muy logradas y muy bien rodadas junto a algunos momentos realmente violentos e impactantes.

No obstante, el mejor ejemplo de la superioridad de esta secuela frente a su predecesora es, sin duda, el villano principal –porque en la película hay varios –. Sin menospreciar al Nero interpretado por Eric Bana en el anterior film, este John Harrison al que da vida un excelente Benedict Cumberbatch es un villano muy superior y llega a resultar realmente impresionante. Un adversario impracable que se las hace pasar muy putas a los protagonistas y que, además, es tan enigmático y amenazador que llega a dar miedo. Todo esto sin mencionar que también es un gran manipulador capaz de engañar y hacer creer que puede ser un buen amigo y aliado cuando en realidad es alguien a quién no querrías tener ni a 10 Km de distancia.






Lo que viene a continuación son SPOILERS de los grandes. Quién no haya visto la película que se abstenga de leer lo que viene a continuación; incluso hay que marcar el texto para poder leerlo.








Spock (Zachary Quinto) tiene suerte de que su yo del futuro (Leonard Nimoy) le advierta sobre este personaje y el peligro que representa, ya que es un viejo conocido de los fans de Star Trek.

Si, se trata del mismísimo Khan, al que dio vida el fallecido Ricardo Montalban en el episodio Space Seed (1967) de la serie original y en la ya mencionada película Star Trek II: La Ira de Khan. Se había rumoreado en multitud de ocasiones que era este personaje el que se encontraba tras la identidad de John Harrison y en un par de ocasiones se llegó a confirmar por parte de los medios de comunicación; aunque los responsables de la película y el propio Cumberbatch se empeñaban constantemente en desmentirlo.

Ahora, tras ver la película, si puedo decir a las claras de que se trata del mismísimo Khan, el cual también ha visto su historia modificada por le reinicio temporal que se hizo en la primera. Ahora es el Almirante Marcus, un estupendo Peter Weller (Robocop), quién encontró el Botany Bay y revivió a Khan, al que utilizó para la futura guerra contra los Klingons pero, como suele ocurrir, se le fue de las manos y ahora trata de manipular a Kirk para que acabe con Khan por él y, de paso, acelere el inicio de la guerra con los Klingon, descubriéndose como el segundo villano de la historia.

El almirante Marcus, por cierto, es el padre de la doctora Carol Marcus, personaje que –al igual que Khan –repite de la película de 1982 y que aquí está interpretada por una bella Alice Eve que hace un buen trabajo, aunque el personaje está un poco desaprovechado en el guión.










Fin de los SPOILERS, ya podéis leer con tranquilidad.







Como puntos negativos, a parte de lo desaprovechados de algunos personajes –lo que ya he dicho antes de Carol Marcus en los spoilers –, está el hecho de que la película no es exactamente la que te esperabas viendo los trailers, los cuales daban la impresión de que John Harrison iba a provocar el caos y traer la anarquía a la Federación; si es un personaje capaz de hacer todo eso, pero en la película no tiene oportunidad. Ocurre un poco como en Iron Man 3Sin embargo, el resultado final, aunque diferente, es de lo mas satisfactorio y, a diferencia de Iron Man 3, aquí no va a haber decepción en cuanto a la identidad del villano.

Resumiendo.

La película es muy buena, altamente satisfactoria y no decepciona –salvo un poco por lo que he dicho antes de los trailers –. Un film totalmente recomendable, tanto para los fans incondicionales de Star Trek como para los que ni tan siquiera conocen esta franquicia.



Desde luego, J. J. Abrams se ha superado a si mismo y, después del excelente trabajo que ha hecho, tanto en esta película como en su predecesora, ahora si que no tengo dudas de que han hecho una gran elección al encomendarle el Episodio VII de Star Wars que veremos en 2015 y que ya estoy deseando que llegue.

Claro, que esto le va a impedir dirigir la ya anunciada tercera entrega, para la que ya buscan un nuevo director, siendo Joe Cornish, director de Attack the Block (2011) y co-guionista de la futura Ant-Man, de Edgar Wright, el primer nombre en sonar como posible candidato. La tercera entrega podría llegar en 2016 y es muy probable que los Klingons sean los villanos principales.

Pero, esto es otra historia. Ahora lo que importa es esta Star Trek Into Darkness que, desde luego, me ha gustado mucho, he disfrutado una barbaridad viéndola y, sin ninguna duda, cuando la estrenen en España iré corriendo a verla en el cine porque vale la pena pagar por ella.









2 comentarios:

Nacho dijo...

Por fin pude ver esta película en cine como corresponde, aunque en Chile se estreno hace unos 10 días, recién me pude dar el tiempo. Pude verla anoche en formato digital, una calidad estupenda, pero en español, lo que no me molesto con el resultado de la cinta, la cual me ha gustado de gran manera, la encontré una aventura sci fi muy solida, y con un villano excelente, hace tiempo no me pasaba que disfrutaba mas con el malo que con los buenos.

Como bien mencionas, el diseño de producción es muy bueno, y un punto que me gusto más aun fue la música de Michael Giacchino, siendo que repite varios temas de la película anterior, agrega varios más que me gustaron, y de hecho encuentro ese soundtrack de los mas solido del último tiempo.

Una gran película y que lastima que haya sido afectada por la demora de su estreno, que de hecho ya está por salir en formato casero. Espero que la 3ra entrega, sea mucho mejor, e igual de solida, aunque me costara olvidarme del sendo papel que manda Sherlock.

Saludos Axa.

AXA dijo...

Me alegro mucho de que te haya gustado, tanto la película como el villano, uno de los mejores villanos del año.

Gracias también por el aporte de la banda sonora, algo que se me suele olvidar mencionar en las reviews.

También espero con ganas la tercera entrega. Aunque esta no estará dirigida por Abrams, ya que este estará ocupado con la nueva de Star Wars; aunque parece que le han encontrado un buen sustituto si se confirma el fichaje de Rupert Wyatt. Además, aunque no la dirija, se notará la mano de Abrams como productor.

Saludos