31 de marzo de 2012

EL CAPITÁN TRUENO Y EL SANTO GRIAL (2011)









Vamos con una película a la que le tenía bastante ganas. Se trata de la adaptación al cine del famoso personaje de cómic creado por Víctor Mora en 1956. Personaje que es todo un icono del cómic español y con el que han crecido muchas generaciones en este país. Sus cómics son material mas que suficiente para una buena película; incluso para muchas.

Lo malo es que estamos hablando aquí de CINE ESPAÑOL.

Con eso debería decirlo todo, pero es mejor que de mis razones de por qué en su día catalogué esta película como la peor película de 2011.

Empecemos.

La película ya comienza con un fallo garrafal, ya que ubica la película en el año 1291 estando en la III Cruzada, la cual tuvo lugar a finales de siglo XII. En esa cruzada se encuentra el Capitán Trueno (Sergio Peris-Mencheta), un caballero español al servicio del rey Ricardo Corazón de León. Mientras este rescata a sus amigos, Crispín (Adrián Lamana) y Goliath (Manuel Martínez), y otros prisioneros cristianos de una fortaleza musulmana, un viejo prisionero que ve una marca de nacimiento que tiene en su cuello, le entrega un cáliz de oro para entregárselo a un caballero llamado Morgano (Alejandro Jornet), al que el capitán no conoce de nada.

Poco después, el rey Ricardo le encomienda una misión que implica volver a España para investigar una región donde están ocurriendo cosas raras. En el viaje le acompañará, a parte de sus amigos y un grupo de cruzados, Sigrid (Natasha Yarovenko), una bella princesa vikinga. Una vez en España se encuentran con que la región que deben investigar está bajo dominio de un siniestro hombre llamado Sir Black (Gary Piquer), que gobierna la región con puño de hierro junto a la malvada bruja Ariadna (Jennifer Rope). El Capitán Trueno verá que ese asunto y el de la prisión musulmana están entrelazados ve que Sir Black va detrás de ese misterioso cáliz.

El proyecto de llevar al Capitán Trueno al cine es algo que venía gestándose desde hacía mas de una década.

Después de un fallido intento por parte de Juan Piquer Simón, en 2000 el director Juanma Bajo Ulloa se hizo con el proyecto, pero terminó por abandonar. Después, en 2004, se hizo cargo Alejandro Toledo, pero corrió la misma suerte. Así hasta que, a finales de 2006, el proyecto cayó en manos de Pau Vergara, quién se encargaría de producirlo y escribir el guión.

En un principio, el propio Vergara se perfiló como director. Luego la dirección recayó momentáneamente en Daniel Calparsoro hasta terminar en Antonio Hernández.

La producción de la película fue un completo desastre. La película contaba con un presupuesto de 25 millones de euros e iba a rodarse en 3D, pero luego ese presupuesto fue reducido a 10 millones y se olvidaron del 3D. El rodaje tuvo un sin fin de problemas debido al impago a los actores, miembros del equipo y proveedores; se dice que un hotel donde se hospedaban llegó a retener a varios miembros del equipo hasta que no les pagasen lo que les debían. El estreno de la película también fue desastroso. Sin a penas promoción y con solo 272 copias.

¿Resultado?

Uno de los mayores fracasos del cine español que a penas recaudó 300.000 euros y de la que TODO el mundo echa pestes; incluidos sus protagonistas. Y lo que es peor, destroza por completo a un personaje que forma parte de nuestra cultura popular.

Empecemos ya.

No me andaré mucho por las ramas. La película es un MONTÓN DE MIERDA. Decir que es mala es quedarse corto. Es un engendro que ni tan siquiera se merece ser llamado película.

El guión es una basura, con diálogos estúpidos y situaciones ridículas cada dos por tres. Por no hablar de que su historia es de todo menos interesante a pesar de que esté el mítico Santo Grial de por medio. Encima, la película se hace terriblemente aburrida y pesada. El principio es algo entretenido, pero luego la trama se desploma por su propio peso y su metraje se hace interminable, dando mas la sensación de estar viendo una película de cuatro horas.

Luego la película está dirigida de forma que da pena. Antonio Hernández no es mal director, pero aquí hace un trabajo nefasto. Las escenas de lucha parecen espectáculos de parque temático –aunque yo creo que esos espectáculos están mejor hechos aún que esto –. El diseño de producción es lamentable; menos mal que en España hay muchos castillos, porque no me quiero ni imaginar como serían estos si los hubieran hecho de cartón piedra. A los protagonistas los visten con disfraces de saldo; especialmente a Goliath, que hasta le dan un garrote de pega que no engaña ni a un niño de cinco años; parece que se lo ha robado a la sota de bastos. Y luego están los efectos especiales, que menos mal que son pocos, porque mas mal hechos no pueden estar.

Pasando al tema del reparto debo decir que los actores hacen un trabajo realmente malo. Aunque no es culpa de ellos, porque todos los interpretes, buenos o malos, hacen lo que pueden frente a una dirección de actores lamentable.

Sergio Peris-Mencheta no es el actor mas indicado para hacer del Capitán Trueno; aunque, físicamente, da bastante el pego y, al menos, intenta hacer su trabajo lo mejor posible.

Para Goliath, hacía falta un tipo mucho mas grande que el lanzador de peso Manuel Martínez (Supermanolo). Pero, hubieran cogido a quién hubieran cogido no hubiera servido de nada frente a lo mal caracterizado que está el personaje, como ya he dicho antes.

Lo mismo digo de Crispín, interpretado por un tal Adrián Lamana. Para este personaje alguien ideal es un actor como Fernando Ramallo –aunque algo mas joven –, rubio de verdad. En lugar de eso, cogen a un chico que pega mas como musulmán de Saladino al que, encima, se nota demasiado que está teñido de rubio; encima, de rubio platino, por si no fueran ya bastante cantosas las ropas que lleva.

Para la chica, Sigrid, estuvo mucho tiempo vinculada al papel Elsa Pataki pero, poco antes de comenzar la producción, abandonó el proyecto para irse a Hollywood a rodar la quinta entrega de A Todo Gas –una decisión muy acertada, viendo como terminó esta película –. Su sustituta es la ucraniana Natasha Yarovenko, una actriz muy bella que llena la pantalla en todo momento con su belleza. Sin embargo, es oírla hablar y se me revuelven las tripas. Todavía no entiendo como no la doblaron.

En una película como esta los villanos son un punto muy importante, pero aquí los malos son una mierda. Gary Piquer está de lo mas sobreactuado en un personaje bochornoso, mas propio de una mala parodia que de un film de aventuras. Jennifer Rope está insoportable; aunque esto es mas culpa del personaje que de ella. En cuanto a Ramón Langa –la voz en español de Bruce Willis –, si hubiera estado escondido durante toda la película poco se le habría echado de menos, porque su personaje y su interpretación son de lo mas anodino.

La película es un desastre se mire por donde se mire.

Me acusan mucho de ir contra el cine español porque lo critico mucho. Pero es que no paran de hacer méritos para ello.

Se hacen buenas películas en España cada año, eso no lo voy a negar, pero todas se pueden contar con los dedos de una mano; el resto son pura basura. Y de eso tiene la culpa el hecho de no tener una industria cinematográfica en condiciones que ponga a cada cual en su sitio y que, además, controle mejor el dinero que se maneja en las producciones.

¿Alguien se cree que de verdad que una película tan cutre como esta ha costado 10 millones de euros? Poneos en la piel de unos productores codiciosos con 10 millones en el bolsillo viendo lo lucrativo que sería quedarse con la mayor parte de ese dinero invirtiendo en la película lo menos posible –como esos constructores que emplean materiales baratos en las obras y lo disimulan en las cuentas –y encontraréis la respuesta.

Lo peor de todo es que no estamos hablando de capital privado, porque esta película ha sido financiada mayoritariamente con dinero público, ese que pagamos con nuestros impuestos. Como la mayor parte del cine español, que se financia a través de subvenciones que se dan para ayudar a prosperar a nuestro cine, pero que terminan en manos de gentuza sin que nadie se moleste en evitarlo.

Así importa poco que las películas tengan éxito o no, mientras llegue la correspondiente subvención cada año, todos contentos; si ese todos se limita a productores de cine y cineastas vividores.

Es una vergüenza el cine que tenemos. Aunque mas vergonzoso es que aún haya gente que lo defienda y culpe de sus fracasos a factores externos. La misma gente que no para de insultarme cada vez que me meto con una película española o con varios de nuestros directores, actores o actrices mas malos; como Penélope Cruz, que ahora parece que criticarla es como meterse con toda España cuando ella y su maridito –el comunista que tanto odiaba a los americanos –cada vez están mas cómodos en EEUU; país donde cada vez están emigrando mas españoles con talento.

Pero, vamos, por mi que digan lo que quieran, se necesita mucho mas que insultos para callarme y si hay algo a lo que me he acostumbrado a lo largo de los años es a que me insulten; es el precio que hay que pagar por decir lo que se piensa. Desde luego, no me siento culpable por mis críticas porque, por mucho que digan, yo no odio el cine español; ya me gustaría a mi tener un cine patrio del que no avergonzarme.

Pero, bueno, dejemos ya estas cosas, que se me está calentando la sangre, y volvamos con este engendro que se atreven a llamar película.

Resumiendo.

Un engendro nefasto y bochornoso que lo único que consigue es dar vergüenza ajena y ganas de vomitar. Tragársela entera es misión imposible y si yo lo hice fue mas por mis principios de no dejar una película a medias.

Lo peor es el poco respeto con el que ha sido tratado un personaje como el Capitán Trueno. No soy muy fan de él, que conste, pero si lo conozco bastante a él y sus historias –un familiar me regaló hace años una caja llena de cómics de este personaje junto a otros de El Jabato, El Guerrero del Antifaz o Roberto Alcázar y Pedrín, por lo que estos cómics no son un misterio para mi –y se que son material mas que suficiente para hacer buenas películas. Además, me guste o no, se merecía una adaptación mas respetuosa y no esta bazofia tan lamentable.

No se si debería crear un rincón especialmente para ella -el rincón de las nefastas, por ejemplo -, porque no creo que se merezca estar en el rincón de las malas, ya que hasta hace parecer mejor a las que están allí y hasta futuras inquilinas, como Dragonball Evolution. Suerte que me pilla de buenas.






4 comentarios:

June dijo...

Valiente has sido al verla, yo no aguanté mas de 10 minutos de metraje; menos mal que no pagué por ella...

J.P.N.C. PRODUCTIONS dijo...

Soy el unico que piensa que el director de esta peli és pariente español de Joel Schumacher?

Da mucha pena esta pelicula. Es incluso peor que Batman y Robin, Y ESO ES MUCHO!!!

Decididamente, los españoles NO SIRVEN para hacer adaptaciones de superheroes...

Solo esperemos que no se les suba la cabeza y nos den un Batman español xD

AXA dijo...

June: Yo tampoco lo hice, y me alegro. Además, lo de pagar por ella es una tremenda putada, ya que, practicamente, todos hemos pagado por ella.

AXA dijo...

J.P.N.C. PRODUCTIONS: Esperemos que no. Si maltratan de esta manera los cómics españoles, no me quiero ni imaginar lo que harían con los de fuera.

Si fuera creyente, rezaría por que la película que están preparando de Axa -si la sacan adelante de una vez -no caiga en manos de un director español.

Por cierto, luego me paso por tu blog, que lo he tenido muy abandonado ultimamente. sorry