16 de julio de 2014

TRANSFORMERS: LA ERA DE LA EXTINCIÓN (2014)


















Cuarta entrega ya de esta exitosa saga que comenzó en 2007 y que adapta los populares personajes de Hasbro. En una película que es una cuarta entrega en toda regla, no un reboot como dicen muchos.

Cinco años después de la batalla que devastó Chicago, los Transformers son ahora unos perseguidos. Oficialmente, solo se persigue a los Decepticons, pero la unidad de la CIA encargada de perseguirlos, liderada por el fanático Harold Attinger (Kelsey Grammer), persigue a Decepticons y Autobots por igual con ayuda de Lockdown (voz de Mark Ryan), un cazarrecompensas Transformer muy peligroso. Mientras tanto, en Texas, Cade Yeager (Mark Wahlberg), un inventor con problemas económicos que intenta pagar los estudios de su hija, Tessa (Nicola Peltz), se hace con un camión destartalado que después descubre que es un Transformer. Y no un Transformer cualquiera, sino el mismísimo Optimus Prime (voz de Peter Cullan), líder de los Autobots. Los humanos tienen la obligación de denunciar al gobierno cualquier actividad alienígena y, además, podría recibir una recompensa económica bastante sustanciosa. Sin embargo, Cade decide mantenerlo en secreto y repararlo.

Sin embargo, Lucas Frannery (T.J. Miller), amigo y socio de Cade, decide denunciarlo con la esperanza de recibir la recompensa y salir del agujero en el que están. Pero, en lugar de eso, Attinger envía un comando liderado por su principal lugarteniente, James Savoy (Titus Welliver), el cual irrumpe en la casa de Cade, apresándole a él, a Tessa y a Lucas, y preguntándoles donde está Optimus Prime. Cade no quiere hablar, por lo que Attinger ordena a Savoy que utilice a Tessa para presionarle. Savoy está a punto de matar a la chica cuando Optimus Prime irrumpe en la escena atacando a los agentes y permitiéndoles escapar. Con ayuda de Shane Dyson (Jack Reynor), un piloto de carreras que es novio secreto de Tessa –ya que Cade es tan sobreprotector que prohíbe a su hija salir con chicos –, consiguen escapar de los agentes; aunque, en plena huida, Lockdown asesina a Lucas. Más tarde, Optimus Prime les lleva hasta un lugar en el desierto donde se reúnen los Autobots supervivientes. Allí Cade, que ha robado uno de los drones de vigilancia de los agentes, descubre que los Transformers capturados son enviado a KSI, una empresa de investigación dirigida por el excéntrico Joshua Joyce (Stanley Tucci), quién ha logrado perfeccionar el Transformium, el metal molecularmente inestable del que están hechos los Transformers, y está creando una oleada de nuevos robots.


Después del enorme éxito de la tercera entrega, Transformers: El Lado Oscuro de la Luna (2011), unido al de las anteriores, estaba claro que Paramount Pictures no iba a renunciar a seguir adelante con una saga tan millonaria como esta. Sin embargo, Michael Bay ya estaba cansado de ella y anunció que se largaba. Fueron muchos los directores que sonaron como sus potenciales sustitutos: Roland Emmerich, Joe Johnston, Stephen Sommers, Louis Leterrier, David Yates y hasta el mismísimo Steven Spielberg –productor ejecutivo de la saga –fueron los principales candidatos.

Pero el estudio sabía que lo que quería Bay era algo más de tiempo para poder realizar otros trabajos fuera de la saga. Así que, tras dejarle tiempo suficiente para poder dirigir la película Dolor y Dinero (2013), consiguieron que el director renegociara el contrato y volviera, al menos, para dirigir esta cuarta entrega.

Quienes sí que no regresan son los actores de las anteriores entregas. Ni tan siquiera el que había sido hasta ahora el protagonista principal, Shia LaBeouf –aunque, dudo mucho que alguien lo eche de menos –. Así que, sin hacer exactamente un reboot de la franquicia, han optado por hacer una entrega completamente renovada con nuevos actores y personajes.

La cosa está dando muy buenos resultados en la taquilla. A día de hoy, la película, que cuenta con un presupuesto de 210 millones de dólares, lleva recaudados 214 millones solo en EEUU y 540 millones más en el resto del mundo, haciendo un total de 754 millones de dólares. Lo que, entre otras cosas, la convierte en la película más taquillera de lo que va de año.

La crítica, en cambio, ha sido otro cantar, machacando a la película desde el primer momento sin ninguna piedad. Aunque, esto era algo de esperar, ya que los críticos no han sido nada benevolentes con esta saga desde el principio; tan solo lo fueron un poco en la tercera, y solo porque los responsables les hicieron la pelota.

Pero yo, como ya sabéis, yo paso olímpicamente de esta gente y me dedico a dar mi más clara opinión sin dejarme influenciar por nadie; mucho menos, esa gente.

A mi esta saga me gusta. La primera película, Transformers (2007), me encanta y me parece una película muy buena; y eso que en su día la fui a ver con muy pocas expectativas. Es una película muy espectacular, muy bien hecha y con un guión aceptable al que solo le sobraban las payasadas. De todos los blockbusters veraniegos de los últimos años, este era, sin duda, uno de los mejores.

Luego están sus dos secuelas, Transformers: La Venganza de los Caídos (2009) y la ya nombrada Transformers: El Lado Oscuro de la Luna, las cuales suponen un gran bajón con respecto a la primera pero, aún así, las encuentro dos películas aceptables en mayor y menor medida.

Ahora llega esta cuarta entrega y, tras haberla visto en V.O. sin esperarme al 8 de agosto, debo decir que también me ha gustado. No me ha entusiasmado tanto como hizo en su día la primera, pero me ha hecho pasar un rato agradable y no ha defraudado en lo que a espectacularidad y acción se refiere. Porque la película es una auténtica orgía de disparos, explosiones, persecuciones y demás que apenas da respiro al espectador. Todo muy bien sazonado con unos efectos especiales de lo más logrados y un estupendo diseño de producción.


Y es que, digan lo que digan, Michael Bay es un buen director al que solo machacan por el tipo de cine que hace. Porque si el tipo, en lugar de hacer cine comercial de acción, se hubiera dedicado a hacer cine independiente de autor, seguro que muchos críticos y gafapastas que lo critican ahora le estarían besando los píes.

Pero yo no soy como esos hipócritas y se mirar más allá de la comercialidad de sus películas para ver que el tipo es un portento dirigiendo; sobre todo, las escenas de acción, a las que dota de una espectacularidad y adrenalina tremendas. Y, desde luego, aquí vuelve a estar que se sale. Además, su trepidante  ritmo hace que la excesiva duración de la película –165 minutos –a penas se note.

Además, el hecho de romper con las anteriores entregas sin llegar a ser un reboot, hace que, esta vez, le pueda dar al film un toque más serio. En la tercera lo intentaron, pero resultó bastante fallido porque desentonaba mucho con el estilo de la saga; sobre todo, con las payasadas del guión, lo que más me ha rechinado de esta saga. Esta vez, en cambio, han contado con más libertad para darle a la saga un tono bastante distinto y eso se nota.

El problema radica, claro está, en el guión, el cual cumple, pero solo a medias. En unas partes se muestra bastante ingenioso, pero en otras tira demasiado de tópicos, de personajes demasiado estereotipados y chistes muy flojos –lo del conductor que le pide los papeles del seguro al protagonista después de caer este con una nave alienígena sobre su coche es para morirse, pero no de risa –. Lo bueno es que reduce mucho las payasadas que tanto estropeaban las anteriores entregas –aquí ya no están los padres de Sam Witwicky dando por culo ni los robots no se ponen a hacer break dance –, pero tampoco las elimina del todo.

En lo general, los robots son lo más carismático del film, siendo por cuarta vez Optimus Prime el mejor de todos.

De los buenos, a parte del también estupendo Bumblebee, destaco a Hound –que cuenta con la voz de John Goodman –y el robot samura Drift –que cuenta con la voz de Ken Watanabe –.

Del bando de los malos, volvemos a tener a Megatron –que cambia la voz de Hugo Weaving por la de Frank Welker –, ahora Galvatron tras pasar por las manos de KSI. Tanto él como los nuevos Decepticons están muy bien y su puesta en escena con la nueva tecnología que les da KSI es sensacional; aunque hay momentos en los que llegan a recordar a Matrix –todo hay que decirlo –. El problema es que, en el fondo, su presencia en la película es solo una excusa para que los Autobots tengan con quién hostiarse en la espectacular batalla final.

No obstante, esta vez han metido a un villano robot de lo más sensacional. Hablo del cazarrecompensas Lockdown, el cual está impresionante durante toda la película y resulta un villano de lo más fascinante y amenazador.


Luego, tenemos a los Dinobots, los cuales hacen su gran aparición en la parte final y juegan un importante papel en la batalla final. La verdad es que han estado bastante bien y los he encontrado de lo más logrados a pesar de que los han hecho mezclando dinosaurios con criaturas mitológicas; el pterodáctilo parece más un Roc y Grimlock, el T-Rex, ha sido claramente mezclado con un dragón –y no lo digo solo porque escupa fuego –.  Pero, de todas maneras, los Dinobots los he encontrado de lo más aceptables y me gustaría verlos en más películas.

En los robots, la película está, salvo algunas excepciones, de lo más acertada. Lo malo es que no ocurre lo mismo con los humanos; sobre todo, los protagonistas. Todo a pesar de que los actores hacen, en mayor o menor medida, un buen trabajo.

Cuesta bastante simpatizar con el protagonista principal, interpretado por Mark Wahlberg, un tipo más preocupado por qué su hija vista con shorts que por que le vayan a embargar la casa. No obstante, cuando empieza la acción y dejan de lado todos esos rollos –al menos, la mayoría –, ya empiezas a simpatizar con él y, al final, termina resultando un buen protagonista principal que, desde luego, resulta mucho más preferible que el Shia LaBeouf de las anteriores.

La fémina principal, interpretada por Nicola Peltz, es muy bella y resulta bastante imponente, pero no es más que una niñata tonta que no hace más que lucir palmito y, cuando empieza la acción, se pasa la mayor parte del tiempo gritando o llorando por los rincones. Desde luego, cada vez echo mas de menos en esta saga a Megan Fox, quién también lucía palmito pero, cuando empezaba la acción, no dudaba en implicarse en ella como toda una action woman.

Para mi valen mucho mas Sophia Myles y Bingbing Li, quienes están terriblemente desaprovechadas cuando podrían haber dado mucho mas juego que la Peltz.

Luego tenemos al novio de la chica, interpretado por Jack Reynor, que, vamos, no es más que un personaje de relleno creado para crear conflicto con el personaje de Wahlberg y que, si se lo hubieran ahorrado, habría importado poco.

Luego tenemos al personaje del siempre excelente Stanley Tucci, que se podría decir que es el sustituto de John Tuturro como tío raro nº1 de la saga y que a mí me parece uno de los pocos personajes humanos salvables de la película.

Pero, aquí los que ganan por goleada son los villanos humanos. Ya en la tercera introdujeron villanos humanos, pero fue de una forma más fallida. Aquí, en cambio, han estado más acertados.


Aquí tenemos como villano principal a Kelsey Grammer, un grandísimo actor capaz de hacer cualquier papel a pesar de que la mayor parte de su carrera la ha enfocado a la comedia y que aquí está que se sale en todo momento dando vida a un villano excelente que, desde luego, le da cien mil patadas a ese villano patético interpretado por Patrick Dempsey en la tercera entrega.

También cabe destacar a Titus Welliver, que interpreta a su lugarteniente y que, aunque apenas se acerca a la inmensa interpretación de Grammer, está muy bien en su papel y resulta lo suficiente amenazador.

Resumiendo.

La película está bien. Un film para pasar el rato, nada más, pero que está muy bien hecho y, pese a sus fallos, se disfruta bastante. Una película que da lo que promete, que no es otra cosa acción, efectos especiales, chic@s guap@s y, sobre todo, entretenimiento. Es que no se le puede pedir más a una película como esta que no sea espectáculo; eso sí, espectáculo del bueno.

Cine de consumo rápido, pero del bueno.

Lo único que se echa de menos de las anteriores entregas es Megan Fox; a ver qué tal le va con las Tortugas Ninja.








3 comentarios:

WarrioR dijo...

Tristemente tengo que diferir mucho axa, la película no se me hizo buena ni para pasar el rato, esta vez si la odie, 3 horas y me aburrí, todo eso aspecto de los humanos a mi no me interesa y esta muy mal escritor, lo del papa que no quiere que la hija tenga novio y todo.

Yo recuerdo que la primera de transformers me gusto, la 2 no tanto y la 3 ni la vi, pero de momento cuando pienso en una película mala, pensare en transformers 4, con la cual casi me duermo a las 2 horas

Esa es mi opinión, aun así le dare otra opurtunidad al director con tORTujas ninja

Saludos.

AXA dijo...

Bueno, no voy a discutir porque a mi la película solo me ha gustado como entretenimiento y espectáculo pirotécnico, nada más, y no que valga la pena defenderla mucho.

Aunque si recuerdo que en la review menciono que la parte de lo humanos es de lo que más rechina en el film; sobre todo, el tópico del padre sobreprotector.

Me alegra que te guste la primera, que es sin duda la mejor de todas. Y me alegra también que no hayas visto la tercera, ya que te ahorras ver a Patrick Dempsey como uno de los villanos más patéticos que se han visto nunca.

La de las Tortugas Ninja parece que pinta mejor.

Saludos

El Dios Titan Cronos dijo...

Pues a mi me gusto, no me molesta que sea larga, y que padre quiere que su hija tenga novio, jejé. Eso es recurrente en muchas telenovelas jejé.