29 de agosto de 2014

LUCY (2014)
















Luc Besson es un director de cine de Francia muy conocido en todo el mundo por haber sido uno de los principales responsables de internacionalizar el cine francés, acercándolo más al cine americano, pero sin llegar a hollywoodarizarlo. Su especialidad es el cine de acción, pero también trabaja otros géneros, como la ciencia ficción y hasta el cine histórico.

El tipo hace unos años declaró su intención de retirarse de la dirección para centrarse más en su carrera como productor, la cual le va muy bien con éxitos como las sagas de Taxi, Transporter o Venganza.  Sin embargo, con el tiempo esas palabras se las ha llevado el viento –afortunadamente –y el tipo continúa dirigiendo películas.

Ahora, nos trae Lucy, película de acción y ciencia ficción que él mismo ha escrito y dirigido, además de ser uno de sus productores, donde cuenta con Scarlett Johansson como principal protagonista encarnando a la heroína que da nombre a la película.

Lucy (Scarlett Johansson) es una joven americana que vive en Taipei (Taiwan) y que se ve metida en un lío cuando un chico que conoció durante una noche fiestera la introduce en una organización criminal dirigida por el siniestro Mr. Jang (Min-sik Choi), quién la obliga a trabajar como mula transportando dentro de su cuerpo una nueva droga experimental, el CPH4. Mientras está encerrada a la espera de ser enviada a su destino, uno de sus captores, intenta abusar de ella y ella se resiste, por lo que el tipo la golpea duramente, propinándole varias patadas en el estómago.

Durante la agresión, la bolsa de la droga se rompe y el CPH4 entra en contacto con su organismo. Entonces, empieza a experimentar una serie de cambios y a desarrollar una serie de habilidades sobrehumanas que utiliza para liberarse de sus captores. En un hospital donde le extraen el resto de la bolsa con la droga aún no asimilada, descubre que el CPH4 es una enzima generada por las embarazadas que ha sido convertida en una droga que potencia el cerebro. Es entonces cuando descubre las teorías del profesor Norman (Morgan Freeman) sobre que los humanos solo utilizan el 10% del cerebro y se da cuenta de que la droga está aumentando su porcentaje cerebral. Pero, para llegar al 100% del cerebro necesita la droga que transportan las otras mulas, por lo que entra en contacto con un policía francés, Pierre Del Rio (Amr Waked), para que retenga a las mulas mientras ella llega a Europa.


Lucy ha sido uno de los éxitos sorpresas del año. Con un presupuesto de 40 millones de dólares, solo en EEUU lleva recaudados 115 millones de dólares y 103 millones más en el resto del mundo, con lo que la película lleva ya recaudados globalmente 218 millones de dólares. El día de su estreno en EEUU –el pasado 25 de julio –llegó a superar a una superproducción como Hercules, de Brett Ratner, y el pasado viernes se estrenó en España, colocándose directamente en el primer puesto de la taquilla y convirtiéndose en el segundo mejor estreno del verano en España, solo superada por El Amanecer del Planeta de los Simios, de Matt Reeves.

Todo eso a pesar de que la mayoría del público dice sentirse defraudado con ella y que la crítica la está recibiendo de forma muy negativa. Muchos recalcan lo demencial de su argumento y se quejan de la falta de rigor científico, ya que se basa en un mito que no ha sido demostrado científicamente.

¿Y qué opino yo? Pues a eso voy.

Antes de decir lo que me ha parecido la película, quiero dejar las cosas claras. Los que me conocéis ya sabéis lo mucho que me gusta Scarlett Johansson. Pero también sabéis que soy una persona sincera que dice lo que piensa y que no se deja condicionar por nada ni por nadie a la hora de analizar y juzgar una película.

Esto lo quiero dejar claro. No quiero que nadie piense que porque está protagonizada por una chica por la que bebo los vientos desde hace años voy a hablar bien de la película solo por quedar bien con ella y cosas de esas. Scarlett ya tiene algunos bodrios –no muchos, afortunadamente –en su carrera y yo lo reconozco y, cuando toque hablar de ellos, no tendré contemplación con ellos. Y, desde luego, si esta película fuese de verdad el bodrio que muchos dicen que es, yo lo diría a las claras por mucho que me doliera por ella.

Dejando esto claro, os puedo decir a las claras que la película…




…ME HA ENCANTADO.




Eso sí, he tenido que verla más de una vez para poder apreciar sus virtudes, porque la primera vez que la vi me decepcionó bastante.

Muchos dicen sentirse decepcionados con esta película porque no es el film de acción con chica guerrera que se pasa toda la película vengándose a base de tiros y palos de los que la han puteado, que era lo que nos habían estado vendiendo. Y, en cierto modo, tienen razón.

Yo vi la película por primera vez en V.O. mucho antes del estreno en España –ya conocéis mi impaciencia –y mi primera impresión fue de una total decepción y, sobre todo, enfado al no ser la película que me esperaba. Encima, el argumento de la película parecía una flipada total sin píes ni cabeza que parecía que Besson la había escrito después de fumarse medio Marruecos. Fue tal el cabreo que me llevé que hasta empecé a escribir una review poniendo a la película a caer de un burro.


Sin embargo, me lo pensé mejor y decidí darle una segunda oportunidad. Y, la verdad, viéndola una segunda vez, prestando más atención a su trama y sin la idea preconcebida que tenía la primera vez que la vi, me di cuenta de que la película es mucho mejor de lo aparenta.

Lo principal que hay que tener en cuenta a la hora de ver esta película es que se trata de ficción pura y dura, nada más. Lo de que los humanos solo utilizan el 10% del cerebro es tan solo un mito, como el de los ovnis, el monstruo del Lago Ness, los caimanes en las alcantarillas, el talento como actriz de Penélope Cruz… Según este mito, la mayoría de los humanos solo empleamos el 10% de nuestro cerebro y los que utilizan un porcentaje un poco más elevado son esos bichos raros capaces de hacer cosas increíbles, como hacer levitar las cosas, leer el pensamiento y todo eso.

Es en esto en lo que se ha basado Besson para hacer su película, dándonos a entender que, si una persona que utiliza un poco más del 10% del cerebro es capaz de hacer cosas por las que le quemarían en la hoguera en la Edad Media, una persona que pueda llegar a utilizar el 100% de su cerebro podría convertirse en un dios capaz de controlar el espacio-tiempo, que es lo que ocurre en la película con ese final que muchos ven como una flipada o una ida de olla, pero que resumen muy bien las intenciones de este film; que no son otras que intentar responder a la pregunta de por qué solo se nos permite utilizar el 10% del cerebro –de ser cierto el mito, claro –.

De todas maneras, como ya he dicho, esto es tan solo ficción y no es necesario creer en el mito del 10% del cerebro para disfrutar de esta película. Yo no creo que los extraterrestres nos visiten en platillos voladores, pero eso no es impedimento para que me gusten las películas de marcianos. Creo que me entendéis.

Para mi Luc Besson ha hecho un excelente trabajo, tanto con su estupenda dirección como con un guión muy logrado, sencillo y eficaz al mismo tiempo, resumiendo muy bien la historia, la cual va directamente al grano, sin presentaciones insulsas ni explicaciones innecesarias, y va progresando a medida que avanza el film. Además, el tipo, incluso, se permite el lujo de introducir elementos artísticos, como esas imágenes de animales –algunos, incluso, copulando –que se van sucediendo a lo largo del metraje.

No obstante, si hay alguien aquí que merece casi todos los méritos, esa es Scarlett Johansson.

Ella esta fantástica en todo momento en esta película donde ella es la protagonista absoluta e indiscutible y donde casi todo el peso recae sobre sus hombros, algo que ella sabe llevar muy bien a lo largo de todo el metraje con una excelente interpretación que muestra muy bien la evolución de su personaje a lo largo de toda la película, resultando mucho más que creíble. Además, aunque el film no es la película de acción que nos vendían, Besson le otorga unos cuantos momentos para lucirse en su nueva faceta de heroína de acción que tan bien se le está dando.


También lo hace bastante bien el resto del reparto, donde destacan el siempre excelente Morgan Freeman, que hace un gran trabajo a pesar de su corta aparición, y Min-sik Choi –el protagonista de Old Boy (Chan-wook Park, 2003), por si alguien no lo sabe –, que está realmente genial como villano principal del film.

Resumiendo.

Para mi Lucy ha sido una película excelente.  No creo que llegue a la categoría de obra maestra, pero sin duda es una de las mejores películas del año. Está siendo incomprendida por muchos, pero no hay que olvidar que muchas películas hoy consideradas de culto también fueron menospreciadas en su día.

A mí, desde luego, me ha encantado; y todo pese a la gran decepción inicial. Me ha gustado tanto que, incluso, he ido corriendo a verla al cine a pesar de haberla visto ya dos veces por los métodos poco ortodoxos.

A los que no la hayan visto aún se la recomiendo. Y, a los que la hayan visto y digan sentirse decepcionados con ella, les aconsejo que le den una segunda oportunidad porque, desde luego, vale la pena.







5 comentarios:

Alexandra MO dijo...

Hola! Yo no la he visto, ni la pienso ver porque después de leer el resúmen de la película en prensa y en internet, me parece una historia vulgar, enferma y mongólika, que dice cosas como vamos todos a seguir consumiendo drogas porque vamos a convertirnos en superheroes y vamos a tener superpoderes... Que ridiculéz, menos mal que todavía queda buen cine por ver y disfrutar que te deje algo en el cerebro. Saludos!!

AXA dijo...

Tu eres libre de hacer lo que quieras, pero a mi no me parece bien juzgar una película sin haberla visto antes.

Y, desde luego, eso de que la película anima a la gente a consumir drogas me parece, con perdón, una gilipollez equiparable a cuando dicen que las películas de terror crean asesinos en serie o la pornografía incita a la violación

Israel Campos dijo...

Hola, Axa.

Acabo de verla (en el cine, por unas o por otras, a veces las pelis se escapan) y coincido contigo en todo. Por una vez, una cinta original, buena y, sobre todo, entretenida al cien por cien. Y Scarlett lo borda.

Saludos

AXA dijo...

Muchas gracias. Me alegra mucho oír eso.

Saludos a ti también

Mario Navia Santos dijo...

Yo me banco a Scarlett. Pero Lucy es otra cosa, es una idea muy creíble de la creación de uno o varios dioses a lo largo del tiempo. Porque eso es el ser humano una fracción que desarrollándose completamente, puede ser lo que quiera ser. Fuera genial encontrar o lograr una mutación que genere la sinapsis completa de las neuronas. Espectacular sería un cerebro en todo su esplendor. Y ha pasado alguna vez cuando en tiempos de no microscopios tenían idea de las células. Es cuestión del ambiente, y es este ambiente tan vivible el que nos mantiene en una lenta evolución.